Las multas penales a las empresas no paran de incrementarse ¿Y tú empresa? ¿Está protegida?

La implantación de un programa compliance penal en la empresa se convierte en fundamental para prevenir la responsabilidad de la empresa y sus directivos.

Desde que el Tribunal Supremo dictase la primera sentencia condenando a una empresa en fecha 29 de febrero de 2016, después de la reforma del Código Penal a través de la Ley Orgánica 1/2015, en particular del artículo 31 bis, que regula la responsabilidad penal de la persona jurídica, las condenas a las empresas y demás personas jurídicas se suceden como un goteo constante.

 

Las sentencias condenatorias a empresas no paran de aumentar

 

Según estimaciones, se han impuesto multas por más de 700 millones de euros, suspensión de actividades, e incluso la disolución de la persona jurídica. A ello hay que añadir la responsabilidad civil derivada de la comisión del delito, que puede comprometer la viabilidad de la empresa.

Las condenas se producen mayoritariamente por delito fiscal, estafa, y blanqueo de capitales.

 

Las multas penales ascienden ya a más de 700 millones de euros

 

También son muchas de estas sentencias condenatorias las que recomiendan a las empresas que implanten programas de cumplimiento normativo para prevenir, no sólo los delitos de los que son responsables, sino también del resto que puedan ser cometidos por sus administradores o empleados y de los que derivan graves consecuencias para ellos e, indirectamente, para la empresa.

 

Los tribunales recomiendan en sus sentencias que las empresas implanten programas de cumplimiento normativo

 

Los datos demuestran que los programas de cumplimiento normativo son imprescindibles para cualquier organización, ya que aparte de prevenir la comisión de delitos, facilita el control sobre los procedimientos internos y ayuda a mejorarlos.

Prueba de lo anterior es el desarrollo de normas UNE, tanto para el compliance penal, como para el compliance fiscal.

En cuanto al ámbito fiscal, dado que el principal delito de condena a una empresa es el delito contra la Hacienda Pública, es recomendable adaptar a la organización al cumplimiento normativo en materia tributaria, puesto que ya no sólo es la posible condena en el ámbito penal, sino lo desmesurado de las sanciones tributarias derivadas de las inspecciones tributarias.

 

El compliance fiscal es una herramienta esencial dentro del cumplimiento normativo de la empresa

 

Los programas de cumplimiento normativo serán tan necesarios y comunes en las empresas como la prevención de riesgos laborables, puesto que ha dejado de ser una tendencia para convertirse en una realidad. De cada organización depende estar preparada, y prevenir, mejor que curar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *